El suelo pélvico o periné es un conjunto de músculos, ligamentos y tejido fascial que tapizan la parte inferior de la pelvis cerrando así la cavidad abdominal por su parte inferior.

Está compuesto por un plano superficial cuya función principal es la sexual y un plano profundo formado por aquellos músculos que sujetan las vísceras, controlan los esfínteres y mejoran las relaciones sexuales.

Funciones del suelo pélvico

  • Función de continencia: el periné se encarga de controlar los esfínteres para una correcta micción y defecación.
  • Función sexual: Un periné tonificado mejora las relaciones sexuales.
  • Función reproductiva: este es el último obstáculo para el bebé en el expulsivo, ayuda a la cabeza del bebé rote y provoca una contracción refleja del útero que provoca a la embarazada un deseo reflejo de empujar.
  • Función de sostén: EL suelo pélvico sostiene la vejiga, el útero, la vagina y el recto.

Fisioterapia de Suelo Pélvico:

Dentro de la patología de suelo pélvico hay una amplia variedad de síntomas que afectan a la calidad de vida tanto de hombres como mujeres.

La fisioterapia de suelo pélvico abarca una gran variedad de soluciones que ayudan tanto a la prevención como a la curación de dichas patologías, teniendo un riesgo muy bajo de provocar efectos adversos en el paciente.

Las patologías más frecuentes son la incontinencia urinaria, la preparación al parto y postparto y el tratamiento del dolor. Pero hay que mencionar que hay muchas más patologías que se pueden tratar y por desgracia se desconocen.

  • Incontinencia Urinaria: Hay varios tipos de incontinencia urinaria que tratamos con fisioterapia:
    • Incontinencia urinaria de esfuerzo: pérdida de orina tras realizar un esfuerzo (tos, risa, estornudo)
    • Incontinencia urinaria de urgencia: pérdida de orina provocada de una urgencia o imperiosidad e incapaz de controlar la micción.
    • Incontinencia urinaria mixta: tiene síntomas de las dos anteriores

Es muy importante diferenciar entre ellas ya que cada una tendrá un tratamiento diferente.

En el caso de los hombres la patología urinaria es frecuente si sufren de patología prostática o si han sido operados de próstata.

Su recuperación será progresiva y el tratamiento deberá adaptarse a cada paciente.

  • Dificultad por vaciado de la vejiga: Es la dificultad para orinar por falta de contracción de la musculatura de la vejiga.
  • Cirugía: Como hemos dicho antes, en los hombres que sufren de patología prostática deben ser derivados antes y después de la cirugía, ya que la fisioterapia preoperatoria aumenta el éxito del tratamiento tras la cirugía y acorta los plazos de recuperación.

Además la fisioterapia perineal es fundamental tras cirugías urológicas por hipermovilidad de la uretra u otras cirugías abdomino-pelvicas ya que si no hay un buen estado de la musculatura, la paciente es susceptible de padecer incontinencia urinaria.

  • Disinergias: Es la imposibilidad de vaciar la vejiga por completo por una mala coordinación entre la musculatura de la vejiga  y la musculatura del esfínter uretral y el suelo pélvico.

Es más frecuente en niños pero también puede pasar en adultos.

En condiciones normales la musculatura del suelo pélvico y el esfínter se relajan en el momento de la micción y la vejiga se contrae de forma potente para poder orinar. Si se contraen a la vez dificultan el flujo de orina.

  • Incontinencia fecal: Es la pérdida involuntaria de materia sólida, líquida o gases por insuficiencia de la musculatura de los esfínteres del recto.

Dentro de la incontinencia fecal hay amplia variedad de disfunciones que tienen que ser diagnosticadas por un coloproctólogo, ya que puede ser por una hipo o híper contractilidad muscular, un mal acomodamiento del recto, un proceso neurológico, o un traumatismo directo por una cirugía.

El tratamiento de fisioterapia dependiendo del problema a tratar irá encaminado a mejorar la musculatura perineal para recuperar la funcionalidad del área rectal y para ello podremos usar técnicas de electroestimulación, vibración, Biofeedback, balón rectal y ejercicios abdominales y perineales.

  • Estreñimiento Crónico: Es una dificultad defecatoria con más de 3 meses de evolución que provoca molestias, dolor abdominal, distensión rectal, etc.

Puede provocar otras patologías del entorno rectal como fisuras anales por el esfuerzo defecatorio, incontinencia urinaria, infecciones, etc.

La fisioterapia en este caso ayudará al paciente a tener un correcto tránsito intestinal utilizando el drenaje linfático manual, gimnasia abdominal hipopresiva, biofeedback, balón rectal para mejorar la sensibilidad del recto.

  • Fisura Anal: Se trata de una úlcera en el canal anal que produce un gran dolor y con ello otras molestias rectales, ya que puede acompañarse de estreñimiento por miedo al dolor y provocando una hipertonía de la musculatura perineal.

En este caso la fisioterapia irá encaminada a recuperar la hipertonía con diatermia, estiramientos, tratamiento miofascial, etc.

  • Hemorroides: Se trata de tejido principalmente vascular que se encuentra al final del canal anal. Se habla de hemorroides cuando hay una inflamación y/o prolapso de la misma provocando dolor o sangrado.

Normalmente se asocia con el estreñimiento crónico por los esfuerzos defecatorios.

En la mayoría de las ocasiones se le recomendará al paciente cambiar sus hábitos de vida, como mejorar el estreñimiento, mejorar la alimentación y la ingesta de líquidos y a tratar el estreñimiento si lo hubiera.

  • Prolapsos: Se define como el descenso de órganos de la cavidad pélvica.Este tipo de patología es frecuente tras un parto, estreñimiento crónico, menopausia, deporte de impacto, que afectan al sistema de suspensión de los órganos provocando así un descenso de la víscera.Hay diferentes tipos de prolapso, cistocele (caída de la vejiga), histerocele (caída del útero) y rectocele (caída del recto), todos ellos deben ser tratados independientemente del grado.Si tratamos el prolapso en estadios iniciales haremos que la víscera no avance más llegando a estadios más graves que solo podrían tratarse con cirugía.En fisioterapia tratamos los prolapsos de grado I y II, evitando que avancen, podemos tratar el tejido conjuntivo para mejorar la suspensión de la víscera y también con gimnasia abdominal hipopresiva.

 

  • Cicatrices perineales: La episiotomía es el corte que realiza el ginecólogo o la matrona durante el parto para facilitar la salida del bebé y evitar desgarros mayores.Siempre tras el parto se debería acudir al fisioterapeuta para el tratamiento de la cicatriz, aunque no haya dolor o molestia, ya que pueden aparecer adherencias que en el futuro ocasionen dolor y molestias durante las relaciones sexuales.El tratamiento consiste en realizar masaje perineal, estiramientos, diatermia, punción seca, etc.

 

  • Preparación al parto: El trabajo que realizamos los fisioterapeutas durante la preparación al parto consiste en preparar al suelo pélvico para el momento del parto dándole flexibilidad y previniendo así futuras patologías perineales e intentando evitar la episiotomía en ciertos casos.Además ayudaremos a la embarazada a mantenerse en forma durante el embarazo, evitando el sobrepeso en ciertas ocasiones, y preparando la musculatura para el parto y previniendo así futuras patologías perineales, además también trataremos otras patologías que  puede sufrir la embarazada como ciática, dolor articular (debido a los movimientos de la pelvis durante el embarazo) y otros dolores articulares.También enseñaremos a las embarazadas distintas posturas facilitadoras a la hora de la dilatación y así facilitar el descenso del bebé por el canal del parto.Así como a realizar el pujo fisiológico, menos lesivo y facilitador en la salida del bebé.

 

  • Recuperación Post-parto: En este área tratamos las secuelas del parto, tanto vaginal como cesárea. Tratando tanto la episiotomía o cesárea, la diastasis abdominal, etc. Se centra en la recuperación física tanto muscular como visceral, tejido conjuntivo, etc.

Dentro de esta disfunción perineal hay múltiples patologías como la cistitis intersticial, la prostatitis abacteriana, el síndrome de dolor miofascial, la vulvodinia, neuropatía del pudendo o afectación nerviosa, etc…

Todas ellas tienen remedio con la fisioterapia mejorando a nivel musculo esquelético, nervioso y perineal ayudando a mejorar esa situación de dolor crónico tan molesta.

  • Dispareunia: Se trata del dolor en las relaciones sexuales.

Esta disfunción puede ocasionarse por diferentes procesos:

Tras el parto por haber realizado una episiotomía y no haberla tratado posteriormente o por un desgarro vaginal, creando adherencias que pueden ocasionar tirantez y rigidez del tejido dando así dolor durante las relaciones sexuales.

También puede ser ocasionado por otro tipo de disfunciones como la hipertonía, afectación de ligamentos o puede ser provocado por un síndrome de dolor miofascia

  • Vaginismo: Se trata de una contracción involuntaria de la musculatura de la vagina de forma involuntaria impidiendo o haciendo dolorosa la penetración durante la relación sexual.

Las causas pueden ser múltiples tanto físicas como psicológicas.

El fisioterapeuta en este caso se encargará de normalizar el tono de la vagina mediante diferentes técnicas.

Tratamientos para la reeducación del Suelo Pélvico:

En la fisioterapia de suelo pélvico se trabaja con la combinación de diferentes técnicas para la curación del paciente dependiendo de la patología que sufra.

Dentro de las técnicas que utilizamos está:

  • Electroestimulación
  • Biofeedback
  • Masaje Perineal
  • Tratamiento miofascial, punción seca
  • INDIBA
  • Ondas de choque
  • Gimnasia abdominal hipopresiva
  • Técnicas depresivas
  • Vibración, bolas chinas

Tarifas Unidad de Rehabilitación de Suelo Pélvico e Hipopresivos

Tarifas Suelo Pélvico e Hipopresivos

Ver mas información sobre Unidad de Fisioterapia y Rehabilitación→