¿Qué es el acido hialuronico?

Es un polisacárido que se encuentra en nuestra la piel, cuya función es la de hidratar y mantener la matriz extracelular.

Con el paso de los años disminuye su producción junto con la disminución de la fabricación de colágeno y elastina lo que conlleva a la aparición de arrugas, flaccidez y descolgamiento.

El producto que infiltramos es de primera calidad, biodegradable y reabsorbible, que se integra en los tejidos de forma natural, es el producto más utilizado para corregir arrugas más o menos profundas y reponer volúmenes perdidos con el paso de los años.

El Ácido Hialurónico restaura la luminosidad mediante una hidratación profunda de la piel por su capacidad de retener agua.

Se pueden tratar las arrugas finas del código de barras o patas de gallo y las profundas del surco nasogeniano. Es un procedimiento mínimamente invasivo por lo que puedes incorporarte a tu actividad habitual inmediatamente.

¿Como influye en la piel el acido hialuronico?

  • Es un reafirmante facial. El ácido hialurónico incentiva la producción de colágeno, una proteína básica por su capacidad regeneradora de los tejidos, y contribuye a la restauración de la firmeza perdida por el efecto del paso de los años en el rostro.
  • Sirve para rellenar arrugas. A nivel subcutáneo, el ácido hialurónico actúa como filler, generando una estructura de malla que ejerce un efecto tensor en las capas profundas de la piel, borrando y atenuando arrugas y surcos de expresión.
  • Es un eficaz hidratador de la piel. Por su carácter humectante, el ácido hialurónico favorece la atracción y retención del agua en la dermis y la epidermis, asegurando una hidratación permanente de la piel.
  • Consigue un efecto de Piel Suave. El ácido hialurónico proporciona una piel correctamente hidratada y reafirmada y, en consecuencia, suave al tacto.

Ver más sobre Tratamientos Faciales→