Rejuvenecer las manos

El envejecimiento de las manos se denota fundamentalmente por:

〉 Aparición de manchas

Adelgazamiento dérmico y pérdida de volumen, que provoca una exposición excesiva de los huesos metacarpianos y falanges

Deshidratación profunda de la piel

Podemos eliminar estos signos que marcan la edad con infiltraciones de ácido hialurónico.

Soluciones caseras para rejuvenecer las manos

La clara de un huevo mezclada con una cucharadita de miel. Extenderla con un pincel sobre tus manos hasta que se seque y lavarlas con agua y jabón. Esta sencilla receta te ayudará además a prevenir la aparición de arrugas pues la clara de huevo mejora la elasticidad de la piel.

Para las pequeñas manchitas provocadas por el sol, exprime medio limón y mezcla este zumo con dos cucharaditas de azúcar. Deberás usar esta mezcla a modo de exfoliante, realizando un masaje en suaves movimientos circulares para favorecer la microcirculación en la zona. Después, lava tus manos con agua fría y jabón y observarás que poco a poco la pigmentación se vuelve uniforme. No olvides tampoco usar una crema con factor de protección solar 15 ó superior cada vez que salgas a la calle.

Lo que solía ser un lujo reservado para ricos y famosos: cuidarse las manos en un baño de parafina de cera caliente. Ahora este tratamiento es de fácil acceso para todo el mundo, gracias a la disponibilidad en el mercado de unidades pequeñas y portátiles para uso doméstico.

Por un coste de tan sólo 50€ la unidad , más el precio de la cera, puedes dar a tus manos un baño diario que rehabilitará incluso las pieles más secas y agrietada. Estos tratamientos pueden ser muy útiles para la hidratación profunda y son más efectivos que las cremas comunes de manos.

Algunos aceites naturales son ideales para combatir y prevenir las arrugas de las manos, debido a sus propiedades hidratantes y nutritivas. El aceite de rosa mosqueta es uno de ellos, es capaz de hidratar profundamente la piel y revertir los signos de envejecimiento prematuro

Ver más sobre Tratamientos Corporales →